viernes, 3 de febrero de 2017

Trolls insultaron a este bebé con labio leporino, pero el karma llegó en el momento perfecto

Sarah Heller descubrió a los seis meses de embarazo que su hijo Brody nacería con labio leporino gracias a una ecografía. El labio leporino es un defecto congénito que consiste en una separación en el labio superior, originado por una fusión incompleta de los procesos maxilar y nasomedial en el desarrollo del embrión. Es uno de los defectos de nacimiento más frecuentes, pero tiene tratamiento ya que cuando el bebé tiene aproximadamente tres meses, se puede realizar cirugía para cerrar la hendidura del labio.
Las madres con niños con labio leporino han de defenderse de los comentarios y las miradas de otros cuando ven a sus bebés. Sin embargo, cuando Sarah lo vio como una oportunidad y comenzó a documentar todo lo que sucedía con Brody para servir de ejemplo y ayuda a otras madres cuyos bebés sufren la misma malformación. Al no poder costear la operación de Brody por el momento, sintió que podría servir como ejemplo para otras familias sin los recursos para poder solucionar ese problema de manera temprana. Así comenzó a documentarlo todo en Instagram (https://www.instagram.com/saheller/).
En una entrevista con el programa Today, Sarah aseguró que la idea vino por lo orgullosa que estaba de su bebé y no le importa cómo sea. “Desde el principio quisimos publicar las fotos de la ecografía en las redes sociales para que todo el mundo viese cómo era y para concienciar a los demás de los entresijos de esta malformación”. Sin embargo, no todos fueron tan comprensivos ni les apoyaron


A pesar de que no hay bebé que no sea adorable, siempre hay gente que emplea su tiempo en reírse e insultarles por cualquier cosa que ellos piensen es “diferente” . Internet es un lugar bastante triste, si te paras a pensarlo, y los trolls llegaron a las fotos de Brody. Insultos de todo tipo y comentarios muy hirientes llegaron a los ojos de Sarah, que no podía creer cómo existía gente en el mundo con tan poco corazón. Justo antes de Año Nuevo, los comentarios se volvieron más crueles. Sarah asegura que no estaba preparada para tener que defender a su bebé de los trolls de Internet. Su marido, Chris, decidió que sería buena idea ir los tres juntos a cenar a un restaurante


Sarah, que estaba todavía bastante deprimida por los comentarios en la red social, vivió entonces uno de esos raros momentos que ponen una sonrisa en el rostro de cualquiera. Contándole a su marido lo sucedido, de repente vio cómo un camarero apareció y le dejó una servilleta en la mesa. Con una sonrisa, le indicó que la abriera. Dentro de la servilleta, otro cliente desconocido había dejado una nota que decía: “Para el precioso bebé” . Acompañando a esa sencilla línea, un cheque con dinero suciente para que Brody pudiese operarse.


Sarah dice que buscó al cliente por todo el restaurante para agradecérselo, pero no pudo encontrarlo. “Las lágrimas caían por mis ojos y la felicidad que sentí en mi corazón es indescriptible”, dijo. La familia utilizó el dinero para pagar la operación y los gastos de Brody.


Desde entonces, la vida de Brody ha cambiado, al igual que la de Sarah, que ha abierto un blog (http://cleftconnection.com/) en el que cuenta su historia, además de seguir documentando el crecimiento de su hijo en su cuenta de Instagram (https://www.instagram.com/saheller/). No es la última cirugía de Brody, que aún tendrá que someterse a dos procesos más, pero su madre asegura que la sonrisa de su hijo seguirá iluminándose sea cómo sea y esté donde esté.

Sarah asegura que esta experiencia le ha demostrado que aún queda bondad en el mundo, a pesar de los tiempos que estamos viviendo. “Cuando publiqué en Facebook lo que había pasado no tenía intención de que se extendiera como lo hizo” , explica, “ha hecho que vaya de yo estar muy feliz por el gesto a querer concienciar a la sociedad de que este tipo de malformaciones son totalmente normales. Me ha probado que todo sucede por una razón. No dudes en decir algo amable a un extraño cuando tengas una oportunidad, podría ser el momento en que más necesiten oirlo” . 


No hay comentarios:

Publicar un comentario