viernes, 17 de febrero de 2017

Hombre de 33 años poseía colección de pornografía infantil y zoofilia descrita como “lo peor que jamás se haya visto”.


Un pervertido ha admitido que posee miles de imágenes de sexo grotesco y de niños. Según el policía que vio las fotos están entre las peores cosas que ha visto.
David Carey, de Longbenton en North Tyneside, se declaró culpable de una serie de cargos por más de 9.000 fotografías y películas “extremadamente ofensivas” descubiertas en su equipo informático.

Además de poseer el vil y amplio archivo, confesó haber distribuido algunas de las imágenes de abuso infantil.

El hombre de 33 años de edad, agregó que también poseía  73 imágenes y 91 películas de pornografía extrema de personas que tienen relaciones sexuales con animales.

Carey, que vive con su madre anciana, admitió 13 delitos que cubren el período comprendido entre 2012 y 2016.
La fiscal, Emma Dowling, dijo a Newcastle Crown Court: “El oficial da una descripción completa de las imágenes, que según él son algunas de las peores que ha visto”.

El juez Stephen Ear agregó: “Se ha descrito el material como extremadamente ofensivo”.

Carey admitió seis ofensas por posesión de imágenes de niños. También se declaró culpable de dos acusaciones por distribuir imágenes indecentes, poseer imágenes prohibidas de un niño y poseer pornografía extrema.

Su caso fue aplazado hasta la semana del 20 de marzo para un informe previo a la sentencia y para que lo analice un psiquiatra.

Una audiencia previa en la corte de magistrados escuchó que las acusaciones se refieren a fotos y películas de la categoría A, las más graves, hasta la categoría C, las menos graves, y fueron encontradas en un teléfono, y en una computadora portátil.
Un portavoz de la Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad de los Niños dijo: “La colección de Carey es un catálogo de escenas del crimen que muestran a niños inocentes a los que se les roba su dignidad. Detrás de cada imagen de abuso en línea hay un niño que ha sufrido una terrible prueba en el mundo real… la colección de Carey demuestra que sólo se preocupó por su propia satisfacción”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario