lunes, 6 de febrero de 2017

Cuando la policía encontró ESTO en una casa de Chiapas, tuvo que acudir a un sacerdote

Últimamente no paran de salir noticias sobre descubrimientos asombrosos en casas antiguas, en excavaciones o en algunos yacimientos arqueológicos, pero también es verdad que hay muchos que lejos de ser agradables, son ciertamente desagradables, algo que no querrías encontrarte por nada del mundo, y de esto es lo que va el artículo que le presentaremos a continuación.
Cuando una casa queda abandonada por mucho tiempo, el estado, en ciertas ocasiones, tiene la obligación de mandar a ciertas personas a comprobar el estado de la misma, para ver los desperfectos y valorar si, efectivamente, queda a disposición del estado. Y si concretamente hablamos del Estado de México, en su inmensidad, lo que se puede encontrar puede ser algo que jamás podrías imaginar.
Hace muy poco, concretamente el 15 de agosto del mes pasado, la policía topó con algo ciertamente escalofriante, que una vez fue anunciado, causó indignación en todo el mundo. Esto ocurrió en el estado de Chiapas, donde la policía tuvo que intervenir debido a una llamada telefónica que hicieron los vecinos de un individuo. La verdad es que la situación fue un tanto extraña.
El grupo de agentes que fue enviado a realizar la investigación fue a registrar una vivienda determinada, ya que el sospechoso tenía en su propiedad nada menos que cinco congeladores, algo que llamó mucho la atención, despertando la incertidumbre de los habitantes vecinos en la región. La noticia corrió como la pólvora entre los transeúntes, y cuando la policía comprobó el material, no salieron de su asombro…
En los congeladores del interior de la casa, se encontraron nada más y nada menos que 657 pangolines sin vida, envueltos en plástico adherente, preparados para ser transportados. No obstante, la sorpresa llegó después, ya que en otra habitación de la casa los agentes encontraron símbolos e inscripciones bastante extrañas, realizadas con sangre, además de cientos de animales muertos en posturas que sugerían la existencia de alguna especie de ritual satánico.
La sugestión de los agentes y el no saber qué hacer ante tal escena, hicieron que los agentes llamaran a un sacerdote. Desde el año 2000 se han tomado medidas prohibiendo el tráfico y la caza de esta desafortunada especie, sin embargo, no ha sido suficiente el aplicar estas medidas, ya que a pesar de ser ilegal su obtención, existe una demanda considerablemente alta de pangolines en todo el mundo.
En China, sin ir más lejos, se consume su carne como un verdadero manjar, dicen que su sabor es inigualable y se considera un plato de lujo, además, sus escamas se dice que tiene propiedades curativas, qeu en varios de Asia son muy utilizadas. Aunque su aspecto puede parecer peligroso, los pangolines son criaturas nocturnas muy gentiles, y es muy raro que ataquen a los seres humanos, ya que en situaciones de peligro se enrollan como una pelota y usan sus escamas duras como armadura
A pesar del peligro en el que se encuentran estos mamíferos, a los traficantes como el sujeto que los mantenía ocultos en su domicilio sin vida, parece no importarles el riesgo en el que ponen a esos animales indefensos. Al ser descubierto el individuo, que tenía 55 años de edad y cuya identidad no fue revelada por las autoridades, él negó rotundamente ser el autor intelectual del delito, alegando que únicamente los guardaba para un amigo.
Sin embargo, el sujeto podría enfrentarse a 5 años de prisión y se le impuso una multa de aproximadamente 6.700 euros. Todo lo que esperamos es que el culpable de esta atroz actividad sea castigado como se merece por la ley, y que la comunidad sea consciente de que están afectando enormemente a la naturaleza, y que en la medida de lo posible, todos contribuyamos a defender a esta especie para que no sea castigada de esta manera. POR FAVOR, comparte este artículo con todo el mundo para que se detenga esta actividad. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada