lunes, 16 de enero de 2017

Si tienes estos 8 síntomas, tu cuerpo te quiere decir algo importante. ¿Lo sabías?

Hoy en día muchas personas tienen alergia a un alimento en particular. Las más comunes son la intolerancia a la lactosa y al gluten. Aunque muchos puedan ester poniendo los ojos en blanco al leer esto, no hay que subestimar los graves problemas que puede provocar el gluten. Es importante hacer hincapié en que la intolerancia al gluten no es en realidad una alergia, sino una señal de un problema de ácidos estomacales. La intolerancia se produce cuando el cuerpo trata las proteínas de gluten no digeridas como cuerpos extraños. Esto provoca malestar de estómago y al mismo tiempo impide que el cuerpo absorba los nutrientes naturales. Los síntomas más obvios de la intolerancia alimentaria son diarrea y náuseas, pero estos son algunos otros síntomas que puedes padecer si eres intolerante al gluten.  

Migraña crónica

La gente con intolerancia al gluten suelen padecer dolores de cabeza. Aunque no está relacionada con ningún tipo de dolor de cabeza en particular, normalmente se produce entre 30 y 60 minutos después de comer. 
Picor en la piel

Si tienes algún problema en el aparato digestivo, a veces puede manifestarse de forma externa a través de picor, eccemas, o piel seca o irritada.
Fibromialgia

La fibromialgia también se conoce como reumatismo de tejidos blandos y se manifiesta a través de dolor en los músculos, tendones y ligamentos. Normalmente es más frecuente en mujeres que en hombres.
Intolerancia a la lactosa

La intolerancia al gluten y a la lactosa tienen con frecuencia los mismos síntomas y a veces una se produce como resultado de la otra. Las personas intolerantes a la lactosa son con frecuencia intolerantes al gluten también. Los síntomas principales de la intolerancia a la lactosa son acidez de estómago, sensación de hinchazón y de malestar tras la comida.
Fatiga crónica

Es lógico que la tensión que sufre tu cuerpo te deje exhausto con frecuencia. Es normal, entonces, que suelas sentirte muy cansado. Si duermes entre 8 y 9 horas y aun así te despiertas cansado, quizás debas prestar atención a lo que comes.
Cambios de humor

Si tu cuerpo no está contento, normalmente tú tampoco lo estarás. Las personas intolerantes al gluten se sienten a menudo nerviosas sin motivo aparente. También pueden sentirse irritadas o con cambios de humor. Los síntomas depresivos pueden incluso estar relacionados con el gluten.  

Dolores de estómago

Este es uno de los síntomas más obvios que puede enviar tu cuerpo.  Si no comes bien o tu cuerpo no procesa bien la comida, tu estómago se queja mediante dolor o náuseas. 
Mareos

Muchos intolerantes al gluten se sienten mareados después de comer, como si atravesaran niebla. Es una sensación similar a cuando perdemos el equilibrio.
Si tienes alguno de estos síntomas después de comer, quizás sea necesario que consultes con el médico tus hábitos alimenticios. La solución a tu problema puede ser tan simple como evitar un alimento en particular.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario