martes, 3 de enero de 2017

niño de 12 años quiso convertirse en el nuevo Elrubius… y este es el dineral que ahora le pide Google por el error que cometió

Los youtubers han venido para quedarse. Arrastran masas, generan pasiones —quizás demasiadas— y, además, por lo visto ganan bastante pasta. Convertirte en una estrella de YouTube o de cualquiera de las grandes redes sociales es algo con lo que sueñan los jóvenes de hoy en día. Pero es una obsesión que puede irse de las manos…
Y es que hoy en día, cualquiera puede abrir un canal de YouTube con el objetivo de convertirse en el nuevo Elrubius o AuronPlay. Esto es lo que tenía en mente un niño de Torrevieja de tan solo 12 años… pero las cosas no le salieron muy bien.
Según se ha sabido, creó su canal en agosto con la ayuda de un amigo, y abrió una cuenta de Google Adwords para empezar a cobrar por los visionados de los vídeos que publicaba…

Pero se ve que lo entendió al revés, y en vez de activar la monetización de los contenidos, contrató un servicio de publicidad para generar más visitas a sus vídeos. Algo que, lógicamente, no es gratis.
Un par de meses más tarde… y Google Ireland llama a su puerta para pedirle nada más y nada menos que 100.000 euros en concepto de publicidad.

Se ve que aunque al principio los cargos eran de cantidades pequeñas, de 50 a 150 euros, el gasto creció y el pasado 26 de septiembre ya superaba los 78.000 euros.

Cuando el banco se puso en contacto con los padres como titulares de la cuenta, el niño y su amigo borraron la cuenta… pero el daño ya estaba hecho.

Por lo visto le niño le había contado a su madre, Inma Quesada, todo lo que pensaba hacer con el dinero que ganara con sus vídeos. “Pensé que eran cosas de críos, me dijo que quería ser youtuber“, dice ella

Ahora, la familia ha acudido a un abogado para conseguir la anulación de los cargos. Google ya ha anunciado que están estudiando esta situación excepcional.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada