sábado, 14 de enero de 2017

Afasia bilingüe: la rara enfermedad que te hace despertar hablando otro idioma

¿Es posible levantarse un día y comenzar a hablar con fluidez un idioma completamente diferente? Al parecer sí y es lo que le ocurrió al australiano Ben McMahon. Continúa leyendo y descubre su asombrosa historia.

La historia del australiano Ben McMahon es bastante asombrosa. Un día se despertó hablando con perfecta fluidez mandarín, pero ¿cómo pudo ocurrir esto? Las razones son un poco traumáticas, pero no por ello menos sorprendentes. Ben sufrió un aparatoso accidente de auto que lo dejó al borde de la muerte, después de pasar una semana en coma, el joven se despertó y el único idioma que hablaba era el chino mandarín.
En años anteriores, Ben había estudiado el chino mandarín en la escuela aunque nunca lo llegó a entender por completo ni a hablarlo con fluidez. Sin embargo, después del accidente el joven era incapaz de comunicarse en su lengua materna, el inglés, y hablaba con perfecta fluidez el mandarín.

Pero, ¿cómo pudo suceder esto? Los expertos explican que no se sabe con certeza cuál es la parte de nuestro cerebro que en la cual se desarrolla la capacidad de aprender idiomas extranjeros, aunque generalmente se asocia al área conocida como Broca o lóbulo frontal del lado izquierdo y fue justamente en esa área en la que Ben sufrió el mayor impacto tras el accidente.

La terapista de lenguaje, Yvonne Wren, le explica a BBC Mundo que todavía hay mucho por investigar con respecto a lo que le ocurre a una persona cuando recibe una fuerte lesión en esta área del cerebro. Todavía hoy en día hay más preguntas que respuestas con respecto a la afasia bilingüe
Wren explica que la afasia bilingüe se define como el fenómeno que ocurre cuando tras recibir una fuerte lesión en la cabeza o sufrir una accidente cerebro vascular (ACV), la persona despierta hablando otro idioma. En este sentido, Yvonne explica:

“EN EL CASO DE BEN, HEMOS OBSERVADO QUE EL ÁREA DEL CEREBRO EN LA QUE ALMACENABA Y UTILIZABA SU LENGUA MATERNA, EL INGLÉS, ESTABA MÁS DAÑADA QUE AQUELLA QUE USABA PARA APRENDER MANDARÍN CUANDO ERA NIÑO”

Esa capacidad completamente inconsciente de poder cambiar un idioma por otro se le denomina afasia bilingüe. Sorprendentemente quienes sufren esta transformación aseguran sentirse más cómodos hablando el idioma extranjero que su propia lengua materna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario