sábado, 14 de enero de 2017

Adiós a la gran secuoya: ¿qué derribó a este árbol histórico?

La "cabaña del pionero", también conocida como la gran secuoya, fue hasta el domingo 8 de enero una de las más emblemáticas atracciones turísticas de California.



Miles de familias norteamericanas y de otras partes del mundo se acercaban cada año para tomarse la típica fotografía en el tronco del árbol muerto, que estaba calado como un túnel.

Pero la gran secuoya, situada en el Parque Estatal de Calaveras, al norte del Parque Nacional de Yosemite, fue derribada por una de las más grandes tormentas que jamás haya azotado a California.

Una nube enorme dejó un record de lluvias en el norte de California y su efecto más visible es la desaparición de este ícono de los parques, aunque las consecuencias silenciosas, como el daño a la biodiversidad de la región y las pérdidas materiales en las zonas habitadas, quizás sean las más lamentables.
La tormenta, que golpeó a California y Nevada, causó al menos tres muertes y produjo que cientos de personas fueran evacuadas.

La inundación fue la más grande de la última década en la zona. Más de 1300 hogares fueron voluntariamente evacuados por sus ocupantes. Fue causada por un conjunto de causas: las grandes lluvias, y el derretimiento de la nieve que ocasionó el desborde del Río Truckee. 

El agua causó también zonas anegadas, el desplome de múltiples árboles y cortes de suministro eléctrico que dejaron sin luz a millares de usuarios. La pérdida de la gran secuoya lamentablemente fue tan solo uno de los enormes daños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada