miércoles, 14 de diciembre de 2016

Nace por cesárea cuatro meses después de que muriera su madre

Lourenco Salvador, así se llama uno de los bebés más afortunados de haber visto la luz en los últimos meses. Su historia relata la vida de un bebé que crecía plácidamente en el interior del útero de una mamá. Sin embargo, un acontecimiento podría haber evitado que pudiese respirar algún día por sus propios medios. Quedaban más de tres meses para que diese a luz de forma natural pero la muerte de su madre le condenaba a él también a morir.

Una hemorragia cerebral acabó con la vida de su querida mamá a mitad del embarazo. Los médicos, en el hospital, solo podían certificar la muerte por lo que a la hora de ver qué estaba ocurriendo en el útero, atisbaron una posibilidad remota, salvar el feto que comenzaba a dar muestras de vida dado su suave latido en el corazón.

Así pues, tras una observación continua hora a hora y día tras día, Lourenco Salvador nació 107 días después de que su mamá falleciese por causas totalmente ajenas al futuro nacimiento de él. Es un hito en la medicina ya que nunca se había dado un caso como el que ha ocurrido estos días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada